• 30 JUL 2016

Cirugía de la presbicia: infórmese bien sobre las distintas técnicas

Sin duda que la corrección total y definitiva de la presbicia es un ideal buscado desde hace muchos años. 


Ello ha llegado al desarrollo de numerosas técnicas, algunas más eficaces que otras. Sin embargo, hasta el día de hoy, no hay una solución que permita al ser humano recuperar la función de la acomodación después de los 40 años. 

Las técnicas desarrolladas hasta hoy se han ido perfeccionando cada vez más, si bien algunas han quedado en el camino. Actualmente las técnicas desarrolladas son la cirugía refractiva corneal, implantes esclerales o el reemplazo del cristalino por un lente intraocular. Pasamos a explicar cada una de ellas: 

 A) CIRUGÍA REFRACTIVA CORNEAL 1.- Radiofrecuencia: Consistía en hacer puntos de radiofrecuencia, produciendo pequeñas cicatrices numulares en la periferia de la córnea, con el fin de aplanarla e incurvar así la zona central. Si bien podía corregir alrededor de 1 a 1.5 D para cerca, producía cicatrices, aberraciones ópticas y alta tasa de regresión, por lo que ya prácticamente no se usa. 

2.- Láser Excimer o de Femtosegundo, apunta a distintos tratamientos: a.- Corrección de una hipermetropía para distancia con Excimer láser, lo cual disminuye en parte la presbicia y, dependiendo del perfil de ablación del equipo, en algunos pacientes produce un cambio en asfericidad corneal, lo que mejora la visión cercana y puede dejar al paciente sin necesidad de lentes para lectura. Con el tiempo, al seguir aumentando la presbicia, se puede requerir un nuevo ajuste y un retratamiento láser. b.- Monovisión, esto es subcorregir el ojo no dominante en 2D. En algunos láseres también se puede ajustar además la asfericidad (factor Q), con lo cual se puede mejorar la profundidad de foco y, a la vez, no disminuir tanto la calidad de la visión lejana. En algunos casos, se hace una “mini monovisión” subcorrigiendo tan solo 1D. c.- “Presbylasik” o ablación con excimer con distintos tipos de software que se han ideado y que hacen un tallado de la córnea bifocal o multifocal. Prácticamente ya no se usa por ocasionar una mala calidad de visión. d.- Ablación multifocal de la córnea con láser de Femtosegundo: se hace en el ojo no dominante y pueden mejorar la visión cercana, pero son muy sensibles al perfecto centrado de la ablación, por lo que también pueden determinar una mala calidad de visión lejana y cercana, así como aberraciones ópticas. Por esta razón, no ha sido muy difundida y los resultados no siempre son óptimos. 

3.- Implante de lentillas intracorneales: se han desarrollado distintos tipos de implantes intraestromales, desde mini lentillas de acrílico o hidrogel con adición de +1 a + 2 D, hasta pequeños agujeros estenopeicos que ayudan a enfocar de cerca. También son muy dependientes de un buen centrado, pueden inducir aberraciones ópticas y, eventualmente, dejar cicatrices corneales. Hay distintos protocolos de estudio en el mundo, pero la mayoría con un número de pacientes muy bajo y poco tiempo de seguimiento. En algunas series se han debido explantar debido a sus efectos colaterales. 

B) IMPLANTES ESCLERALES Ya se dejaron de implantar por tener pobres resultados y una alta tasa de complicaciones, al producirse extrusión y necrosis escleral en las zonas implantadas. Se buscaba expandir la esclera en el área correspondiente a la zónula, tensionándola y haciendo así más eficaz la acomodación. 

 C) LENTES INTRAOCULARES La cirugía facorefractiva se hace cada vez más difundida en la medida que las técnicas y equipos quirúrgicos se han ido perfeccionando. Esta técnica ha bajado en forma importante la tasa de complicaciones en la cirugía del cristalino. A la vez, los equipos de evaluación preopretoria también se han hecho más sofisticados, lo que ha traido consigo mayor precisión en el cálculo de los lentes intraoculares (LIO) y la determinación del astigmatísmo, factores fundamentales para obtener un buen resultado visual final. Además el desarrollo de los denominados “LIOs Premium” (multifocales, tóricos y acomodatívos) han mejorado considerablemente los resultados visuales, tanto para distancia como de cerca. El implante de lentes intraoculares para la cirugía de la presbicia es una técnica de buenos resultados y más definitiva, pero siempre y cuando esté bien indicada. Los pacientes deben ser bien seleccionados y muy bien evaluados preoperatoriamente. Es mejor en pacientes con ametropías a distancia y no emétropes, por eventual disminución de la calidad visual en algunos casos. Por lo tanto, hasta hoy la cirugía refractiva, si bien no logra devolver la función de la acomodación, ha evolucionado considerablemente hacia resultados mucho más favorables para conseguir una mejor visión de lectura y lejana. Sin embargo, no es recomendable para todas las personas. Los pacientes deben ser muy bien informados acerca de las ventajas y desventajas de los procedimientos. Es imperativo entender que las técnicas tienen riesgos de posibles complicaciones y de eventual pérdida de calidad de visión. Así como también el hecho de que, a pesar de la cirugía, en algunos casos de ametropía residual podrían requerir un lente adicional para cerca o distancia o algún tipo de ajuste refractivo adicional. Sin duda, un buen resultado va a depender del buen criterio médico en la selección de cada caso y en la técnica adecuada a elegir para cada paciente. 

 SOCIEDAD CHILENA DE OFTALMOLOGIA